Quien es David Hudson

David Radius Hudson es reconocido por la mayoría de las personas como el creador del término y patente “Elementos Monoatómicos Orbitalmente Reorganizados”, o por sus siglas en americano, “ORMEs.”

A fines de la década de 1970, el agricultor de Arizona llamado David Hudson notó algunos materiales muy extraños que interrumpía la función natural de su finca. La tierra no absorbía el agua, ni cuándo llovía, también se le hacía muy difícil extraer minerales auríferos de su tierra. Hudson gastó varios millones de dólares en la siguiente década, averiguando cómo obtener y trabajar con estos materiales. En 1989, David Hudson obtuvo patentes sobre la substancia y los métodos para crearlo. Durante la década de 1990 Hudson recorrió los Estados Unidos dando conferencias y talleres sobre lo que había encontrado en su finca.

Los esfuerzos históricos del señor Hudson se compilo en forma de transcripción sobre su presentación del 1995, “Foro Internacional de Nuevas Ciencias” en Fort Collins, Colorado. La transcripción sirve como una excelente introducción al estudio de los ORMEs, y sus inmensas implicaciones tecnológicas. Las revelaciones de su trabajo como agricultor de algodón se merece atención de todos investigadores. Hudson descubrió una substancia enigmática en su finca renovando la tierra con procesos de lixiviaciones, por la cual la misma substancia misteriosamente inhibía todos sus intentos de poder identificarla. El señor Hudson comenzó hablando públicamente sobre sus descubrimientos desde ese entonces, señalando las múltiples conexiones entre las obras de Zecharia Sitchin, el Libro egipcio de los Muertos, Immanuel Velikovsky, Superconductividad, y también más recientemente las obras de Laurence Gardner.

La mayor parte de la información disponible sobre Ormus proviene directamente del trabajo realizado por David Hudson. En ese sentido, todo se trata de los detalles proporcionado por Hudson en las diversas conferencias que dio a principios de los 90 y más recientemente en la conferencia de Ormus en Enota del 2012. Puede encontrar fácilmente sus conferencias más recientes en YouTube, y hay muchas transcripciones de sus primeras conferencias alrededor de las redes. Sin embargo, es importante recordar que estas conferencias fueron compiladas con el propósito de recaudar fondos para ‘La Ciencia del Espíritu,’ que estaba estableciendo Hudson como una fundación que iba dar gratuitamente el Ormus al público. El plan era promover la idea de que este material estaba relacionado de alguna manera con el trabajo de los grandes alquimistas, que en realidad era la piedra legendaria de los filósofos y que iba a salvar el mundo con este conocimiento.

Hudson habló en sus conferencias sobre cómo el crearía ángeles y demonios al entregar su material, sobre su genealogía del linaje davídico con una profecía en la Biblia, que casi siempre con certeza se refería a él. Hudson recaudó millones de dólares de las conferencias que dio, pero ninguno de sus inversores vio alguna moneda a cambio, ni tan solo el polvo de oro había dado como muestra. Su planta de Ormus fue cerrada y Hudson desapareció del mapa durante 20 años.

Hudson mencionó a varios otros científicos que lo ayudaron a llevar a cabo el trabajo analítico al que se refiere durante sus conferencias. En las conferencias de Enota, por primera vez fue bastante directo sobre las identidades de estas personas. Hasta entonces, siempre había sido muy evasivo y nunca había dado ningún nombre. Por supuesto, 20 años después es mucho más difícil establecer contacto, especialmente porque varios de ellos ya no están con nosotros. Tengo pocas dudas de que Hudson tiene un complejo mesiánico, más irresponsablemente no fue escrupuloso con las inversiones, y sin haber cumplido sus fundaciones, ninguno de sus planes o sueños que nos prometió se pudo cumplir.

El propósito de Hudson inicialmente no era solo para hacer disponible el Ormus absolutamente de gratis, pero también era para fundar su utopía de bien estar y salud de longevidad. Una utopía futurística basado en los descubrimientos de Hudson y sus planes (que nunca se materializaron) de establecer una comuna “alquímica” de alta tecnología enfocada en la investigación cuántica. Naturalmente ese manto sigue sin liderazgo y casi perdido por las ambiciones negativas, sea por razones políticas o económicas. Para más información sobre los detalles de su plan, el plan de Hudson que nunca se cumplió, lo cuenta el señor físico Daniel S. Ward divertidamente en su propia página “La Biblioteca de Halexandria, que se llama los episodios La lágrima dorada del ojo de Horus.” El cuento hasta ahora es en inglés, pero estará disponible en español cuando yo personalmente pueda traducirlo.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s